Iniciación al cultivo de vid. Paso a Paso.

 

 Limpie el terreno, tanto de restos vegetales, malas hierbas, piedras...

Prepare el terreno: Una labor profunda es lo ideal (de 40 a 80 cm) que descompacte el suelo. 

Seleccione la variedad o variedades que desea plantar. Interesante poner una línea por cada variedad.

 Realice un pequeño plano sobre el papel para saber aproximadamente dónde y cuántas plantas necesita. (Consulte el punto siguiente: ¿Cuántas plantas de vid caben en mi terreno?).

 Marque con tutores en el terreno el emplazamiento definitivo de cada planta, asegúrese de dejar los espacios suficientes de paso para la maquinaria y los caminos de servicio.

 Solicite sus plantas y una vez recibidas, realice los hoyos de plantación. Introduzca las plantas, tápelas bien con tierra fresca y apórteles agua.  Aplíqueles agua semanalmente si es necesario.

 A la llegada de la primavera, aplique un fertilizante como 15-15-15 a razón de 10 gramos por planta  diluido en 10 litros de agua. Repita la operación de riego + fertilizado cada 15 días durante los meses de verano.

 Mantenga la parcela limpia de malas hierbas. En el caso de cultivos de secano, el laboreo ayuda a mantener la parcela limpia e hidratada.

 Observe las plantas para que estén sanas. Detecte manchas en hojas, hojas comidas.... y realice algún tratamiento fitosanitario durante el verano si fuera necesario. 

 

Descárgate aquí nuestra Guía para la Plantación de una Viña.

 

¿Cuántas plantas caben en mi terreno?

Densidad de plantación es el número de plantas de vid que se plantan en una hectarea (1Ha=10.000 metros cuadrados). Una densidad media adecuada varia entre 2.500 y 4.000 cepas por Ha siendo un marco medio muy utilizado el de 3.000 cepas/Ha.

La maquinaria que utilicemos, tractores, aperos es la que nos va a marcar los anchos de las calles de nuestro viñedo, pudiendo variar entre 1.5 m a 4 m. Se recomienda medir el apero o cultivador que vamos a utilizar y añadirle unos 40 cm, 20 cm por cada lado para facilitar las labores de labranza y tener un pequeño margen de error.

Una vez definido el ancho de nuestras calles, debemos calcular la distancia de cepa a cepa, para llegar a la densidad de 3.000 cepas por Ha, en este caso concreto.

Existen tablas de cálculo aproximado de cepas por Hectárea. Tabla de densidades en la plantación de una viña:

Número de plantas en función del ancho de calle (eje horizontal) y la distancia entre cepas (eje vertical)

Definido el ancho de calle y la distancia entre cepas, podemos aplicar la siguiente fórmula matemática para calcular el número de plantas que necesitamos: 

nº plantas necesarias = S / (C x D)

donde C: Ancho de Calle; D: Distancia entre cepas y S: metros cuadrados que disponemos para plantar.
o lo que es lo mismo: el número de plantas necesarias es la superficie a plantar en metros cuadrados dividido por el producto del marco (ancho de calle multiplicado por distancia entre cepas).

Ejemplo:

 

Disponemos de 250 metros cuadrados de terreno. El ancho de calle seleccionado es de 2.80 m.

La distancia de cepa a cepa es de 1.20 m

nº plantas necesarias = 250 / (2.80 x 1.20)

Realizando la operacion matemática obtenemos el resultado de: 74.40 plantas, y pediremos al vivero 75.


Dos ejemplos de densidades de plantación muy utilizados son:

3m x 1m: Tres metros de ancho de calle por 1 m de cepa a cepa.
2.5m x 1.20m: dos metros y medio de calle por 1.20 m de cepa a cepa.

Para elegir una densidad de plantación adecuada deberíamos tener en cuenta también otros factores que nos pueden condicionar, como fertilidad y estructura del suelo, vigor del portainjerto y de la variedad seleccionada, existencia o no de sistema de riego...


¿Cuál es la mejor época de plantación de la viña?

 

¿Cuándo se planta la viña?

La época de plantacion siempre es en parada vegetativa, cuando la planta está en reposo.

Puede plantarse desde diciembre (inicio de la parada vegetativa) hasta los meses de mayo y junio.

La época de plantación de la viña está limitada por las condiciones cllimatológicas de la parcela de destino.

En climas más cálidos podemos realizar una plantación más temprana, y en climas más frios o con riesgos de heladas taridías, debemos plantar más tarde.

 

La preparación del suelo para la plantación de una viña

 

Una labor profunda para la preparación del terreno:

Es conveniente descompactar la tierra con el fin de favorecer el desarrollo de las raíces de las plantas de vid jóvenes.

Una buena preparación del suelo es factor esencial de la longevidad, de resistencia a la sequía y de explotación de calidad de "suelo".

Se realiza una vez en la vida del viñedo, por lo que no se deben escatimar gastos en esta operación.

Dependiendo de la naturaleza del suelo, es preferible dar vuelta a la tierra (vertedera en suelos arcillo-limosos) o subsolar (bajo suelo pedregoso y arenoso).

 

No dude en contactar con nosotros. Nuestros técnicos están para asesorarle.